Cooperación al Desarrollo
Ayudar a ayudarse

Por P Plana para Infoecología.

Ya saben, no hay que dar pan a los hambrientos, sino semillas de trigo y enseñanzas sobre qué hacer con ellas. IPADE (Fundación para el Desarrollo) da a los pobres marroquíes, por ejemplo, hornos para cocerlo mucho más eficientes y que consumen los residuos forestales que causan los incendios más frecuentes. ¡buena idea! y hay más...  

Pocas veces he visto tantas sonrisas francas y bellas juntas... ¡y en medio de las inundaciones del siglo! Los periodistas ambientales que acudimos convocados por IPADE para comprobar sus acciones en el campo, tierra adentro, nos encontrábamos en Tánger, en la costa marroquí, bajo el diluvio, aislados y desesperados,  inmolándonos compartiendo habitaciones de un hotel, por otra parte estupendo pero con algunos Ortópteros (cucarachas) que huían también de la lluvia, tratando de salir de la ciudad por una de las tres carreteras radiales, que, lógicamente, estaban colapsadas y bajo el agua... ¡todo en contra!

Mientras los paisanos de la mal alcantarillada ciudad, en chilaba y chancletas sin calcetines, lo miraban todo con curiosidad y entretenimiento. No sonreían, ¡se reían a mandíbula batiente! ¡jugaban! ¡discutían acerca de lo que estaba pasando!... Pero en ningún momento apareció en sus rostros la imagen de la desesperación, la autocompasión, la petición de ayuda.

Era verdaderamente chirriante, mientras, a su lado, la imagen de los vecinos de Ceuta y Melilla entrevistados para los telediarios, lamentándose porque se les había embarrado la casa, mojado la tele o llenado de agua el coche (¿qué es un coche?, diría un Tangerino).

 

¿QUÉ ES LA POBREZA? ¿QUIÉN ES POBRE?

Respecto a la palabra pobreza, el diccionario de la Real Academia Española, aparte de explicar una acepción figurada altruista: Dejación voluntaria de todo lo que se posee, y de todo lo que el amor propio puede juzgar necesario, de la cual hacen voto público los religiosos el día de su profesión” y otra deleznable: “Falta de magnanimidad, de gallardía, de nobleza del ánimo”,  define la palabra pobreza como Cualidad de pobre, falta, escasez”. Y pobre, como: “Necesitado, que no tiene lo necesario para vivir” y también “Infeliz, desdichado y triste”. No se, no se; la verdad es que después de pasar junto a “los pobres” 4 días, creo lo de “infelices, desdichados y tristes”, va poco con ellos y mucho con nosotros, esos que tenemos que mantener nuestro primer mundo a golpe de golpes, luchas, tensiones, euríbores y guerras en cualquier confín del mundo.  

Pero claro, en todos los sitios hay situaciones manifiestamente mejorables, y de eso saben mucho nuestros cooperantes de IPADE y AECID (Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo), que, esos sí, son ricos en generosidad, buenas intenciones y, desde luego, buenas, buenísimas ideas, y quieren pasar por el mundo pobre haciendo todo lo posible para que haya menos infelices, desdichados y tristes.  

IPADE, BUENAS IDEAS EN ACCIÓN  

Actuando localmente, tan localmente como hace IPADE, que va a los pueblecitos más recónditos del Rif marroquí, asociándose y mimetizándose con los paisanos para aportar sus ideas tendentes a mejorar la situación de esas gentes con alto índice de analfabetización (60%); muy baja y mala escolarización (el material de trabajo del 32% de escolares vale menos de 3 euros); y malas condiciones de vida (el 67% de la población tiene por techo una losa), comienzan a hacer acto de presencia milagros como: Una espléndida escuela en medio de la sierra del Parque Nacional Talassemtane, hornos para hacer pan consumiendo la leña seca que podría causar con gran probabilidad incendios forestales, contribuyendo a la deforestación galopante que ya tiene lugar en el entorno.  

Este es el RIF una tierra mucho más verde y fértil de lo que pensamos a menudo de Marruecos. A la izquierda Mofadal El Merziguioui, coordinador de una asociación local, disertando sobre “La destrucción de la biodiversidad forestal y sus consecuencias para la población”.

La región del RIF presenta la particularidad de haber desarrollado el cultivo del Cannabis de manera general. Aquí, más del 60% de las familias cultivan el Cannabis y viven de esta cultura, que es de hecho la principal fuente de recursos en la región, pero también la principal causa de degradación forestal. Los recursos procedentes del Cannabis por familia son, de media, 20.900 dirhams por año (2.090 €).

Para resolver esta perversa situación se ha creado una parcela de cultivo antierosión (cultivada en el sentido de las curvas de nivel) a base de plantas aromáticas, que tenían un aspecto formidable, porque en ese clima son felices. Ellos (o mejor dicho, ellas, las mujeres de la zona) son las encargadas de cosecharlas, trocearlas y desecarlas para venderlas al sector de la perfumería y sacar un buen dinero, en vez de descubrir en cada curva de la carretera a niños que venden a bajísimo precio matas de lavanda, salvia, santolina o hierba Luisa, recién arrancadas del monte, con lo que esto conlleva de degradación, erosión y pérdida de biodiversidad.

Seguro que con ese proyecto se ayuda mucho a mejorar el entorno (montañas verdes y húmedas, en algunos casos con pluviometría de cerca de 2.000 l/m2 )de esa maravillosa gente, afable y cordial.

Y sí, de paso se combate el hambre, la desertización y hasta, si ustedes quieren, el tan traído y llevado cambio climático, que parece la gran vedette de estos últimos tiempos, miel sobre hojuelas.  

 

MÁS INGRESOS PARA LOS PESCADORES ARTESANALES

 

Hay también funcionando un sensacional proyecto de pesca artesanal sostenible, que es la única concebible para esta gente de muy escaso poder adquisitivo. Los pescadores son el colectivo más vulnerable por la rápida degradación de la costa. La solución es la pesca artesanal, ya que:  

1) Crea proporcionalmente más riqueza que la industrial por una menor inversión en el coste de explotación y por el mayor valor unitario de las especies capturadas. Además, la riqueza generada se reparte entre numerosos propietarios y tripulantes de pequeñas embarcaciones así como en los pequeños negocios asociados a la pesca.

2)     La pesca artesanal utiliza artes y sistemas de captura selectivos y poco agresivos para los ecosistemas marinos y casi el 99% de las capturas tiene un aprovechamiento comercial o directo para consumo humano.

Hay que conseguir una mejora de la comercialización. No pescar más, sino obtener mayor beneficio de lo pescado. Mayor respeto del equilibrio ecológico en el mar. Creación y apoyo a la gestión de cooperativas de pesca artesanal y comercialización, a través  de las mismas, de los productos pesqueros obtenidos. Dotación de infraestructuras necesarias para la comercialización de sus propios productos (por ejemplo, frigoríficos y congeladores).

 

Y mientras sensibilizar a todos sobre el medio marino con temas como:

-Equilibrio de los ecosistemas y límites naturales de los recursos

-Pesca responsable

-Contaminantes y normas de conducta para evitar su vertido al mar

-Consumo responsable, tallas mínimas...

 

¿Dirigida a quién?

- A los propios pescadores artesanales

- A otros colectivos relacionados con la pesca: armadores,

comerciantes, marineros de grandes barcos...

- A la administración

- Al consumidor y público en general

- A los escolares

 

Todo esto se puede lograr y, de hecho se está logrando:

-La compra al por mayor a través de la cooperativa disminuye los costes del material de pesca.

-Una cooperativa correctamente gestionada puede lograr subvenciones estatales para el carburante

-Diversificación de recursos/productos (nuevas especies, diferentes presentaciones del producto, eco-etiquetado, procesado...)

-Búsqueda de fuentes de ingreso alternativas (turismo pesquero, restaurantes, puestos de venta...)

 

Gracias a estos bienes e ideas:

-Implantación de las infraestructuras básicas para hacer posible un comienzo de comercialización y auto-gestión

-Local para la cooperativa

-Camión frigorífico

-Cámaras frigoríficas

-Puestos de venta

-Básculas, cajas de plástico...  
 articu5.jpg (7880 bytes)                                         
La formación continua y puntual en seguridad marítima y primeros auxilios es básica, con dotación de material básico (chalecos salvavidas, brújula, extintor, botiquín, ropa adecuada...)  

 

 

 

Termina este recorrido por las buenas ideas de IPADE, que ayudan y consiguen bienestar a los demás, con esta cita de la primera página de la presentación “Pobreza y Medio Ambiente”, adjudicada a Richard Kapuscinski, el periodista polaco siempre preocupado por, precisamente, el bienestar de los demás:  

La pobreza no llora, la pobreza no tiene voz. La pobreza sufre, pero en silencio. No se rebela. Encontramos situaciones de rebeldía sólo cuando la gente pobre alberga alguna esperanza.”  

 

foto pepe plana.jpg (15771 bytes)Pepe Plana

Premio Villa de Madrid Periodismo Ambiental 1993 y 2002

Premio Sostenibilidad ISR 2005

Estás en www.infoecologia.com

Sigue las novedades de la actualidad ambiental en EFEverde. El periodismo del medio ambiente: 

Efeverde en Facebook

EFEverde en twitter

EFEverde
www.efeverde.com